Bienvenidos al

BLOG de CENTRO ÁUREA

DISLEXIA

¿Qué es?, 14 Junio 2019

La dislexia es una dificultad específica del aprendizaje de origen neurobiológico. Se caracteriza por dificultades en el reconocimiento preciso y/o fluente de las palabras (escritas) y déficit en la decodificación (lectora) y en la escritura. Estas dificultades resultan de un déficit en el componente fonológico del lenguaje.

La dislexia es independiente de cualquier causa intelectual, cultural y emocional y que, por tanto, aparece a pesar de tener una inteligencia adecuada, una escolarización convencional y una situación sociocultural dentro de la normalidad.

La dislexia es consideradauna alteración del neurodesarrollo y entre las dificultades que encontramos están:

  1. Lectura de palabras imprecisa o lenta y con esfuerzo (lectura vacilante, errores de precisión, intenta adivinar las palabras…).
  2. Dificultades para comprender el significado de lo que se lee.
  3. Dificultades ortográficas en referencia a la falta de precisión (omitir, añadir o sustituir letras).

Aunque para hablar de dislexia se plantea un desfase de dos cursos o dos años escolares, comparando la habilidad lectora del escolar con la media establecida para su grupo de edad (comparación interpersonal), también se plantea que las habilidades lectoras afectadas se encuentran por debajo del percentil 5, más de 1,5 DS (desviaciones típicas) por debajo del nivel de desarrollo de otras habilidades del propio sujeto (comparación intrapersonal).

Para hacer una evaluación de calidad y un diagnóstico temprano, con su consiguiente tratamiento, una visión de comparación intrapersonal es fundamental, ver a la persona y sus propias dificultades. Evidentemente, si la dislexia no se trata en los primeros años del desarrollo, el rendimiento académico se va a ver enormemente afectado; aumentando la probabilidad de abandono escolar.

La etiología de la dislexia parece ser neurológica y posee un componente genético. Se vincula con un inadecuado funcionamiento de ciertas áreas del hemisferio izquierdo que muestran una reducida actividad, especialmente se ha observado que esto sucede en tres zonas; la circunvolución frontal inferior izquierda, el área parieto-temporal y el área occisito-temporal, todas ellas áreas implicadas en el procesamiento de la lectura (Breteler et al. 2010). Dichas zonas son las responsables de la percepción visual o auditiva, la velocidad de procesamiento, la organización, la secuenciación, la memoria a corto plazo, la expresión del lenguaje y/o las habilidades motoras.

¿Qué se puede hacer?

El cerebro de una persona con dislexia muestra un patrón de actividad eléctrica cerebral diferente al de las personas sin esta dificultad. Por tanto, una buena forma de abordarla es entrenar las ondas cerebrales.

Los estudios neurofisiológicos sobre la actividad cerebral nos revelan que en tareas léxicas, el patrón de actividad eléctrica que muestran las personas con dislexia es diferente, ya que se aprecia una falta de activación de regiones perisilvianas izquierdas y una sobreactivación de otras regiones que no parecen estar implicadas con el procesamiento lingüístico (Klimesch et al. 2001). Además, carecen de control de atención durante la codificación de las palabras en áreas occipitales izquierdas y carecen de un patrón selectivo de activación topográfica durante la codificación semántica de las palabras.

Por otro lado, se ha identificado en personas sin dificultades en el lenguaje o la grafía una actividad concreta de la onda Beta en el área de Broca (FC5) y al giro angular (CP5, P3). Así se deduce que esta banda de frecuencia (onda cerebral) refleja la codificación grafémica-fonética de palabras, desregulada en el caso de personas con dificultades específicas del lenguaje.

Neurofeedback y dislexia

El tratamiento de la dislexia con neurofeedback es relativamente novedoso pero cada vez más profesionales observan sus beneficios. Mediante el neurofeedback el cerebro va “aprendiendo” a funcionar de una manera más óptima.

Esta técnica reduce los síntomas de la dislexia actuando en las áreas cerebrales responsables del procesamiento visual, auditivo y de las funciones ejecutivas. Además, se ha demostrado que también trata otros síntomas que suelen acompañar a las dificultades de aprendizaje: ira, frustración, baja autoestima, ansiedad, etc.

Un estudio con 12 pacientes con dislexia que fueron tratados con neurofeedback, mostró mejorías en todos ellos, sobre todo en la velocidad lectora y la comprensión tras 30/35 sesiones de entrenamiento (Walker y Norman, 2006).

También se habla de cómo la agresividad afecta a las personas disléxicas mientras leen palabras o textos. Los investigadores comprobaron que el neurofeedback también fue eficaz para eliminar la frustración y hostilidad que sentían los pacientes durante la lectura (Shanshan y Zichao, 2017).


Si quieres conocer más sobre esta técnica ¡Contáctanos!, estaremos a tu disposición para cualquier duda.


Referencias

Breteler, M. H., Arns, M., Peters, S., Giepmans, I., & Verhoeven, L. (2010). Improvements in Spelling after QEEG-based Neurofeedback in Dyslexia: A Randomized Controlled Treatment Study. Applied Psychophysiology and Biofeedback, 5–11. doi:10.1007/s10484-009-9105-2

Klimesch, W., Doppelmayr , M., Wimmer , H., Schwaiger, J., Röhm, D., Gruber, W., & Hutzler, F. (2001). Theta band power changes in normal and dyslexic children. Clinical Neurophysiology, 1174-85.

Shanshan, L. I., & Zichao , C. (2017). Effects of Neurofeedback Training on Dyslexic Students’ Aggression: An Experimental Study. NeuroQuantology, 269-276. doi:10.14704/nq.2017.15.2.1072

Walker, J. E., & Norman, C. A. (2006). The Neurophysiology of Dyslexia: A Selective Review with Implications for Neurofeedback Remediation and Results of Treatment in Twelve Consecutive Patients. Journal of Neurotherapy, 45-55. doi:10.1300/J184v10n01_04